Crisis y caos en EEUU: Trump dice que ganó las elecciones y que irá a la justicia

Actualidad 04 de noviembre de 2020 Por redacción WTF
"Íbamos ganando y de repente se cae todo", dijo. Falta contar tantos votos que puede ganar Biden, pero el republicano ya denuncia fraude y el clima se enrarece.
5f98851139fef.10.2020%20565_1004x565

Donald Trump se ha declarado vencedor de las elecciones presidenciales estadounidenses de forma prematura, con millones de votos todavía por contar en numerosos estados y ha anunciado que irá al Tribunal Supremo para “frenar” el recuento de las papeletas emitidas por correo, presentándolas en un discurso a la nación desde la Casa Blanca como un caso de “fraude mayor”.

“Francamente, habíamos ganado estas elecciones”, dijo Trump al país en una intervención sin precedentes a las dos y media de la madrugada. Lo paradójico es que, en estos momentos, sigue siendo perfectamente posible que gane las elecciones a su rival demócrata, Joe Biden.

La alarmante acusación del presidente no ha tomado por sorpresa a los estadounidenses. En una suerte de ataque preventivo, Trump llevaba semanas allanando el terreno para crear la impresión de que se estaba gestando un gran fraude.

El enorme volumen de voto por correo emitido este año como consecuencia de la pandemia ha ralentizado el recuento en estados clave como Pensilvania, Michigan y Wisconsin, el territorio donde ahora mismo parece que podrían decidirse estas elecciones.

La ley permite contabilizar papeletas recibidas hasta tres días después de las elecciones, algo que Trump presenta como una evidencia de fraude

En algunos casos, esta madrugada las autoridades estatales han parado de contar y prevén terminar el miércoles por la mañana. En otros casos, la ley permite que se contabilicen papeletas recibidas hasta tres días después de la fecha de las elecciones.

Aunque todo esto forma parte del proceso electoral normal, Trump lo ha presentado como una evidencia de fraude. Gran parte del voto que queda por contabilizar es, no por causalidad, el emitido por anticipado y por correo en las áreas de Filadelfia y Pittsburgh, dos bastiones demócratas que Biden se ha trabajado a fondo para elevar la participación.

El equipo legal del candidato demócrata advirtió de inmediato que está “listo para actuar” si Trump intenta frenar el recuento. Sus portavoces calificaron las declaraciones del presidente de “indignantes”.

Trump pretende aprovecharse del llamado ‘espejismo rojo’ del que hace semanas prevenían los analistas electorales: al contabilizarse primero las papeletas en urna (la fórmula preferida por los republicanos para votar) se podían crear la impresión de que los conservadores están arrasando cuando lo que ocurre es que el voto demócrata, independientemente de su volumen, aún no se ha contabilizado ya que llegó por anticipado o por correo.

“Íbamos ganando y de repente… se cae todo”,dijo el republicano tras repasar sus victorias en Florida y Ohio, estados donde ya ganó en el 2016, y presentando como un intento de robar las elecciones el hecho de que no se hayan sentenciado todavía las carreras en Carolina del Norte y Georgia a pesar de que quedan muy pocos votos por contabilizar y él va a la cabeza. “Estábamos a punto de celebrar una gran victoria y de repente…”, ha insistido Trump, desconfiando de la prudencia mostrada este año por los medios de comunicación a la hora de proclamar ganadores, enfadado con Fox News por ser la primera cadena en sentenciar Arizona aun admitiendo que era posible que Biden se llevara este estado.


La intervención del presidente contrasta con los mensajes lanzados por Biden esta madrugada. “Va llevar un tiempo, debemos ser pacientes. Los resultados pueden llegar esta mañana o llevar un poco más de tiempo”, ha dicho el candidato demócrata en Wilmington (Delaware) cuando ha sido evidente que no habría una ola azul, el color de los demócratas y sería necesario esperar al cómputo del voto por correo para poder determinar quién es el ganador en cada estado.

Te puede interesar