Ashley Biden, la antítesis de Ivanka Trump que tiene a todos encantados

Actualidad 16 de noviembre de 2020 Por redacción WTF
La hija de Joe Biden es natural, ecologista y de bajo perfil. La de Trump se ubica en la vereda opuesta: mediática, parte de la socialité de EEUU y megaempresaria. 
9Ashley-Biden-Ivanka-Trump

El día que Joe Biden resultó electo presidente de los EEUU, derrotando a Donald Trump, estuvo rodeado principalmente de mujeres. Además de su esposa, Jill Biden, próxima primera dama, también estaba la vicepresidenta electa Kamala Harris y muy cerca de Joe, se la veía festejando el triunfo a Ashley, la hija del nuevo presidente.

La joven de 39 años, es el opuesto de la hija favorita de Donald Trump, Ivanka, una mujer ambiciosa, estéticamente retocada y fan de los eventos sociales.

Ashley está casada con Howard Kerin, un médico cirujano plástico que trabaja de forma no oficial en el equipo médico involucrado en la pandemia del Covid-19.

 Ivanka tiene los imperios empresariales Fine Jewelry e Ivanka Trump Footwear e Ivanka Trump Handbags y está casada con Jared Kushner, propietario de la sociedad inmobiliaria Kushner Propiedades y de la editorial que publica el The New York Observer. 

A Ivanka la conocía el planeta entero. Ashley es más perfil bajo: es trabajadora social, filántropa y una ferviente activista por los derechos de los animales. Cuando era niña, se enteró que una reconocida marca cosmética hacía pruebas de laboratorio con animales y esto despertó en ella la furia y la necesidad de poner en marcha un mecanismo para detener esta atroz práctica. Envió una carta a la empresa e inmediatamente puso manos a la obra. 

También activó sobre la defensa de los delfines y le pidió a su padre que tome cartas en el asunto y también se comprometa y Joe, atento a las recomendaciones de su hija, trabajó en el proyecto de ley para la protección de los delfines. 

Ashley seguramente participará en los problemas sociales que enfrenta los Estados Unidos y uno de los que tiene en agenda es el trabajo con la problemática de las mujeres. De hecho, en plena campaña presidencial, organizó un evento para las mujeres de Wisconsin.

Ashley tiene un máster en la escuela de Política y práctica social de la universidad de Pensilvania. Trabajó en el departamento de servicios para la niñez y sus familias en Delaware, Desarrolló proyectos para rehabilitación de los presos para educarlos en contra de la violencia y las pandillas y estimulándolos en el arte para recaudar fondos tanto para ellos como para la comunidad y fue nombrada una de las 40 personas influyentes por el Delaware Today.

Te puede interesar