Descubre algunos secretos de la naturaleza

Curiosidades 18 de noviembre de 2020 Por WTF
¿Es verdad que las flores y los árboles son seres dotados de cierto psiquismo y saben responder al amor y al lenguaje?
80732380-vista-lateral-de-los-compa%C3%B1eros-de-trabajo-de-joven-y-la-mujer-cuidar-de-flores-y-plan

Indudablemente algunas personas parecen tener una enorme facilidad para obtener plantas maravillosamente sanas, mientras que otras afirman que todo lo que intentan cultivar se marchita, incluso cuando la tierra es adecuada y riegan de acuerdo con las normas. 

Vibraciones e impulsos

En un intento de descubrir por qué existen diferencias tan grandes, los investigadores han formulado una teoría fascinante. Puede ser, dicen, que algunos de nosotros produzcamos vibraciones a las que las plantas responden de forma especialmente favorable. Y existen pruebas que sugieren que las plantas no sólo reaccionan a los estímulos externos, sino que también transmiten impulsos.

Sensibilidad de las plantas

Parece claro que el estado mental de una persona puede tener un efecto notable sobre la vegetación. Se ha demostrado que las plantas regadas por pacientes de hospitales que sufren depresiones serias no se desarrollan tan bien como cuando son cuidadas por alguien con buena salud. 

Algunos estudios han mostrado que, si se mira de forma exageradamente agresiva durante un cierto tiempo algunas semillas en particular, éstas sufrirán una inhibición en su crecimiento, mientras que otras similares bien tratadas se desarrollarán normalmente. 

Algunos experimentos han demostrado que las plantas responden a las cambiantes emociones de sus dueños. El ingeniero electrónico Pierre Paul Sauvin descubrió que plantas que había hecho crecer de semillas y cuidado personalmente mostraban una respuesta siempre que le ocurría algo dramático. 

Quizás, entonces, tenga sentido hablarles a las propias plantas que crezcan bien…

Hablar a las plantas

Halaga a tus bulbos con palabras amables, dirige a tus plantas charlas estimulantes; medita sobre tus semillas antes de plantarlas; habla amablemente a tus hojas, y serás ampliamente recompensado, según han descubierto los investigadores. 

Un científico americano incluso informó que había tenido éxito en lograr que una planta aérea que nunca antes había florecido produjese flores hablándole amorosamente, con voz suave y pausada.

Sonido y crecimiento

La música también puede tener un marcado efecto en el crecimiento. Pero las plantas son bastante conservadoras en términos generales. Los geranios, por ejemplo, parecen prosperar con los Conciertos de Brandenburgo, de Bach; Brahms también ofrece vibraciones muy positivas.

Una investigadora india descubrió que, si efectuaba una danza tradicional durante 15 minutos al día frente a sus caléndulas, éstas crecían mucho más que por encima de su tamaño normal; y un granjero canadiense obtuvo una cosecha especialmente abundante de habas de soja después de haber ofrecido música suave y melodiosa a sus sembrados. 

Inteligencia de las plantas

Experimentos llevados a cabo bajo los auspicios de la Academia de Ciencias de la Unión Soviética y la Universidad de Clermont, en Francia, parecen indicar que las plantas podrían también tener memoria de algún tipo. 

En un conjunto de test se dañó intencionalmente con una aguja una sola hoja de una pareja de sotiledones (hojas de la semilla). Ambas hojas fueron después extraídas de la planta para asegurar que cualquier reacción posterior no se debiese únicamente a la lesión original.

Misteriosamente, las hojas del lado de la planta que no había sido punzado con la aguja se desarrollaron mucho mejor.

El científico y escritor Dr. Lyall Watson ha descrito cómo ciertos árboles, tales como los sauces, reaccionan produciendo determinados compuestos químicos cuando son atacados por orugas o gusanos. Pero los árboles próximos que aún no han sido infectados harán a veces lo mismo, lo cual permite llegar a la conclusión de que debe de existir algún tipo de sistema de advertencia funcionando entre ellos.

El profesor Wouter van Hoven, un fisiólogo de la Universidad de Pretoria, en Sudáfrica, también ha mostrado que las hojas de determinados árboles de las que antílopes africanos se alimentan comúnmente producen un compuesto de tanino que es extremadamente amargo y sirve para mantener a raya el apetito de estos animales. 

Del mismo modo, es posible ver a menudo a los antílopes compartiendo diversos arbustos, porque las plantas segregan ciertos compuestos químicos muy amargos como elementos defensivos pocos minutos después de que han sido atacadas por estos herbívoros. En consecuencia, los animales pasan a otras plantas para evitar el desagradable gustillo de lo que mastican.

WTF

Te puede interesar