La octava sinfonía del Bayern: paliza histórica al Barcelona para meterse en semis de la Champions

Deportes 14 de agosto de 2020 Por WTF
El conjunto bávaro, principal candidato a ganar el trofeo, se impuso 8-2 en Lisboa.
Captura de pantalla 2020-08-14 a la(s) 17.29.51

El Barcelona de Lionel Messi perdió 8 a 2 con Bayern Múnich en un encuentro correspondiente a los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa que se disputó en el Estadio da Luz de Lisboa. 

Se presumía emocionante el duelo entre los únicos dos campeones que continuaban en competencia en esta edición del principal torneo de clubes del Viejo Continente. Apenas un puñado de segundos tardaron en mostrarse a la altura de las expectativas.

Apenas 184 segundos tardó en romperse el cero. Después de un primer acercamiento del conjunto catalán que obligó a una rápida salida con los pies de Manuel Neuer, el elenco teutón respondió con todo: desbordó el croata Ivan Perisic, Thomas Müller combinó con Robert Lewandoski y definió algo mordido, pero con la efectividad suficiente para adelantar a su equipo.

Pero el Barsa, que el sábado había exhibido de a ratos parte de su mejor repertorio ante Napoli, empardó cuatro minutos más tarde con algo de ayuda: Jordi Alba desbordó por la izquierda e intentó asistir a Luis Suárez. El austríaco David Alaba intentó cortar con la pierna derecha, pero no hizo más que superar a Neuer.

A un ritmo frenético siguieron jugando, como si todo se definiera en ese rato inicial. El elenco dirigido por Quique Setién tuvo tres muy claras. Primero Neuer tapó en un cara a cara con Suárez. Luego un centro de Messi que nadie pudo cabecear terminó estrellándose contra el poste izquierdo. Y más tarde el arquero germano volvió a responder con seguridad, esta vez ante Messi.

El Barsa perdonó. El Bayern, de andar perfecto en el torneo (había ganado sus ocho partidos previos), no fue tan contemplativo. A los 20 minutos, una mala salida desde el fondo permitió que el canadiense Alphonso Davies, un tren por la izquierda, robara y asistiera a Perisic y que el croata sometiera a Marc-André Ter Stegen con un zurdazo imparable.

 En los últimos 15 minutos del período, Barcelona procuró una respuesta que le permitiera al menos irse al descanso con la esperanza de una heroica remontada. No logró descontar. Pero al menos consiguió que su arco no volviera a caer ante un adversario que nunca renunció al ataque.

Lejos de levantar el pie del acelerador, el multicampeón alemán percibió a su rival herido y fue a rematar la faena. A los 27 minutos, Leon Goretzka metió un pase genial a la espalda de la defensa catalana y Serge Gnabry selló el 3 a 1.

 Y tres minutos después, Thomas Müller anticipó en el primer palo tras un centro desde la derecha de Joshua Kimmich y convirtió el 4 a 1. Si alguien no tenía claro por qué este equipo era el más goleador del torneo (había hecho 31 antes de este encuentro), el Bayern lo explicó en una clase magistral de media hora.

De entrada, Quique Setién había diagramado un 4-4-2 con la idea de ganar la batalla en el medio. Jugado y con poquitas fichas en el bolsillo, el entrenador lo desarmó y volvió a su tradicional 4-3-3: mandó al campo al francés Antoine Griezmann por Sergi Roberto.

El avance desesperado del conjunto catalán les entregó más espacios a los alemanes para desplegar un juego clase A que parecía sencillísimo. Por todos lados llegaban los hombres vestidos de blanco a posiciones de ataque. Primero Perisic y luego Goretzka estuvieron cerca de marcar el quinto antes de los 10 minutos.

A los 11 minutos. Barcelona alcanzó ese descuento rápido que le devolvió la ilusión, gracias a una buena maniobra personal de Luis Suárez. Pero apenas seis minutos más tarde volvió a golpear el elenco bávaro: Alphonso Davis dejó en ridículo a Nélson Semedo por la izquierda y le sirvió el grito a Joshua Kimmich.

El quinto tanto fue el golpe definitivo. Barcelona agitó la bandera blanca, más allá de algún arresto de Messi y del joven guineano Ansu Fati, otro de los hombres de refresco a los que echó mano Setién.

Pero su rival no aceptó el cese de fuego unilateral y le asestó tres estocadas más en el segmento final del juego. Primero convirtió quien no podía faltar en semejante goleada: el polaco Robert Lewandowski, quien así llegó a 14 en esta edición del certamen. Y luego el brasileño Philippe Coutinho, cuyo pase, para colmo, pertenece a Barcelona.

El Bayern, candidatazo después de semejante exhibición, consiguió su noveno triunfo consecutivo en esta edición de la Champions. Además, los dirigidos por Hans-Dieter Flick encadenaron su 19 partido sin derrotas tomando en cuenta todos los certámenes.

La próxima prueba para los germanos será el miércoles en el estadio José Alvalade ante el ganador del encuentro que el sábado disputarán Manchester City y Lyon. La otra semifinal la jugarán Leipzig, que eliminó a Atlético de Madrid, y París Saint-Germain, que dejó en el camino a Atalanta.

WTF

Te puede interesar