Corinna Larsen no calla y pone los pelos de punta a la casa real de España

Actualidad 20 de agosto de 2020 Por redacción WTF
La examante de Juan Carlos I habló para la BBC y dijo que el exiliado rey emérido debe tener "cientos" de cuentas no declaradas por todo el mundo. A ella le regaló 65 millones de euros.
clipping_LQbAO5_e135

La examante del rey emérito Juan Carlos I, Corinna Larsen, sigue hablando y tiene mal a la Casa Real de España. Ahora habló con la BBC y dijo que el monarca debe tener "cientos de cuentas en otras jurisdicciones" y lo acusó de llevar "40 años" actuando como si fuera "una empresa familiar".

"Lo que me parece extraordinario es que estén convirtiendo 40 años de 'modus operandi' de una empresa familiar en un foco sobre una persona. Y esa persona soy yo… Porque habrá cientos de cuentas en otras jurisdicciones", ha sentenciado y apunta que si el fiscal suizo considera que el origen del 'regalo' millonario es ilegal "todos tienen que devolver el dinero".

Larsen dice que solo estuvieron juntos de 2004 a 2009, pero que luego siguieron siendo amigos cercanos porque Juan Carlos se había encariñado con sus dos hijos. De hecho, el famoso viaje a Botswana en 2012, tras el cual el Emérito tuvo que disculparse por haber cazado a un elefante, fue un regalo para uno de sus hijos en su décimo cumpleaños.

 Luego de este viaje, el Emérito que transfirió 65 millones de euros a modo de "regalo". "Estaba muy sorprendida porque obviamente era un regalo enormemente generoso", explica, aunque señala que no le sorprendió porque en 2011 habían tenido conversaciones sobre "su deseo de gestionar su testamento en vida" porque le preocupaba que "su familia no respetara su voluntad".

Ella afirma que conoció al monarca en una fiesta de tiro en febrero de 2004 y que ella se acercó a ayudarle porque él estaba teniendo problemas con su arma. "Creo que quedó bastante sorprendido".

 En un momento de la relación, Larsen cuenta que le preguntó cómo encajaría todo eso su esposa, la reina Sofía. "Dijo que tenían un acuerdo para representar a la Corona, pero que tenían vidas totalmente diferentes e independientes", apunta y relata que el Rey acababa de salir de "otra relación de casi 20 años con una mujer que también ocupó un lugar muy importante en su vida".

 Según el testimonio de Larsen, fue en 2009 cuando llegó la supuesta petición de matrimonio. El monarca fue a visitar a su padre para decirle lo enamorado que estaba de ella y que pretendía pedirle matrimonio.

"También le dijo a mi padre que no podía hacerlo enseguida, que llevaría un tiempo. Quería que mi padre supiera que iba en serio conmigo", expresa la germano-danesa, que recuerda que fue algo "muy emotivo" porque estaba "muy enamorada". Sin embargo, sabía que era una pedida simbólica: "Pensé que podría desestabilizar la monarquía y por eso nunca llegué a perseguir la idea de la boda. Solo lo tomé como una prueba de la seriedad de la relación".

Te puede interesar